El Audi TT que acabó “durmiendo con los peces”