El Ferrari de Steve McQueen: vendido por 1,7 millones de euros