Los coches y los perros, esos grandes enemigos