Lancia Stratos, el mito de los rallies