Mercedes 300 SL, la máquina del tiempo