Mercedes SL: ración de “truñing”