Renault Laguna transformado en Chrysler 300 C

Renault Laguna transformado en Chrysler 300 C

¿Quieres un flamante Chrysler 300 C pero tienes que conformarte con tu viejo Renault Laguna?

No te preocupes, transfórmalo, que para eso está el tuning.

Con este ejemplo de tuning bestial para transformar un vehículo en otro totalmente distinto, iniciaré la sección Él nunca lo haría.

Antes:

Renault Laguna

Despues:

Renault LagunaPor cierto, parece que en la ciudad del que preparó esta conversión, no hay pasos de cebra elevados.

Fuente: Carscoop (en inglés)

Compártelo

Si te ha gustado este artículo, envíalo a Meneame o Fresqui

Artículos relacionados:
Renault Laguna 2008
Calendario Miss Tuning 2007
Transformers, primer trailer de la película
Videos de anuncios de coches antiguos
Top 15 Crash Tests de vehículos de alta gama
 

Comentarios realizados sobre este artículo

  1. Delarosa said:

    Me he quedado flipado, la verdad. Lo que me resulta preocupante es que encuentres estas cosas, jajaja, es coña. Pero es increible que alguien haga cosas así. De todos modos las fotos están, cuanto menos, curiosas.

    Un saludo!!

  2. anónimo said:

    No entiendo por qué lo criticas, yo personalmente no me haría eso en un Laguna pero sólo comparando las dos fotos me quedo con el segundo, que aunque no entre completamente dentro de mi estilo reconozco la currada que lleva y la originalidad del proyecto. Además si a la hora de escribir artículos te preocuparas más pro obtener la información te darías cuenta de que ese coche lleva suspensión neumático, pro eso sale en la foto tan bajo, que parece increible que una persona tan aficionada por el motor sea tan ignorante en algunos aspectos. Y os digo una cosa, la modificación y personalización de vehículos es hoy en día una seccion del mundo del motor importantísima y con muy beuna aceptación, y con el mismo nivel que los clásicos o la competición ,aunque cadau no en sus campos. Saludos





Pon tu comentario


Regístrate en Historias del Motor
Para comentar no hace falta que estés registrado, aunque es recomendable que te registres para evitar que tu identidad pueda ser suplantada.
Si ya estás registrado, identificate como usuario registrado de Historias del Motor.