Y en China sucedió el milagro esperado por Alonso El circo de la Fórmula 1