Como introducir un F1 en un edificio: “a pulso”