Audi TT RS Plus: ¿Quién dijo que la tecnología alemana no era bella?