Bugatti Veyron Targa: más cerca que nunca