Historias del Motor

¿El coche más difícil de conducir del mundo?

Creo que si hicieramos una lista de los coches más difíciles de manejar de la historia del automovilismo, el Toyota Tacoma de Pikes Peak con que Rod Millen ganó consecutivamente en 1998 y 1999 probablemente estaría entre las primeras posiciones.

Ni su sistema de tracción a las cuatro ruedas es capaz de lidiar con los 1000 CV que desarrolla un sorprendente motor de cuatro cilindros y 2.1 litros que básicamente se caracteriza por ser “todo patada”, de hecho su velocidad punta se queda en unos “ridículos” 212 km/h, ya que su objetivo no es encarar largas rectas sino empujar al máximo en el sinuoso trazado de Pikes Peak.

Esta bestia parda hace el 0 a 96 km/h en 1.6 segundos y como podeis ver en este vídeo tiene tal empuje y exceso de par que no parece pisar el asfalto sino ir continuamente deslizándose en busca de la tracción que esos rodillos que lleva por neumáticos son incapaces de lograr.

No me quiero ni imaginar de la rigidez que tiene que tener la transmisión de este bicho para no partirse por la mitad en una de estas brutales aceleraciones.