Historias del Motor

Ferrari Enzo “Muletto” M3: así empezó todo

Mucho antes de que en 2002 el Cavallino Rampante presentase en París su último dream car, Ferrari trabajaba ya en el superdeportivo que trataría de estar a la altura de sus predecesores: los F40 y F50. Palabras mayores…

Allá por el año 2000 la factoría de Maranello preparaba un prototipo denominado Muletto M3 derivado del Ferrari 348 de producción y a su vez de otros dos prototipos anteriores denominados M1 y M2. El objetivo era probar los ajustes de la mecánica y el chasis que más tarde adoptaría el tan esperado Ferrari Enzo.

Esta mula de pruebas ya incorporaba el motor 6.0 V12 que más tarde adoptaría el Ferrari Enzo, homologando en este caso 680 CV, algo más que los que homologaría definitivamente el Enzo de producción. Entre otras cosas también estaba dotado de cambio semi-automático con levas tras el volante.

Normalmente este tipo de prototipos acaban destruidos por no ser aptos para su comercialización o su uso más allá de las pruebas de los ingenieros de Maranello. Pero en este caso el Ferrari Enzo “Muletto” M3 fue subastado en las propias instalaciones de Fiorano por la casa de subastas Sotheby y con un precio final de 195.500€.

Y eso que aún así la propia marca no garantiza este producto de pruebas y desaconseja su adaptación y homologación para circular por carreteras públicas.