Historias del Motor

Diseccionando un Ferrari F50

Disclaimer: ¡Atención! Las imágenes de este artículo pueden herir su sensibilidad, Historias del Motor no se hace responsable de los daños que este artículo pueda causar al lector.

Pero no os preocupeis, no estamos ante un nuevo Ferrari en llamas o siniestrado por un conductor con mucho dinero y poca idea de conducir un superdeportivo, por suerte este Ferrari F50 que va a ser diseccionado está en buenas manos.

Resulta estremecedor ver un superdeportivo único como éste, del que apenas circulan por el mundo 350 unidades, con un motor V12 de 4,7 litros capaz de producir 520 cv de potencia (sin turbo, ni leches…) y el corte de inyección cerca de las 10.000 rpm, un superdeportivo fabricado a la antigua usanza, espartano como el que más sin dirección asistida, sin frenos ABS ni controles electrónicos de tracción, por no tener no tiene ni airbags.

Este pobre Ferrari F50 se puso en las manos de Luigi Scala, un mecánico italiano experto en reparar Ferraris que actualmente trabaja en Estados Unidos para Universal Autosports y que tuvo la “delicadeza” de desmontar este flamante Ferrari F50 para comprobar que se esconde en sus entrañas.

Resulta impresionante ver esta máquina despedazada y visto desde esta perspectiva podemos apreciar mejor las dimensiones del embrague, las salidas de escape, la desproporcionada anchura de los neumáticos, las sofisticadas suspensiones que se soportan (literalmente) en el motor  y miles de detalles que de otra forma jamás hubieramos podido apreciar en un Ferrari F50.