Fiat Punto 2012: estancarse no es una opción