La “casa de los gadgets” le juega una mala pasada a Stirling Moss El circo de la Fórmula 1