Historias del Motor

Lamborghini Aventador LP700-4 Roadster

Probablemente no exista mejor forma de disfrutar de un buen V12 que a cielo descubierto. Que se lo digan si no al nuevo Lamborghini Aventador LP700-4 Roadster, la versión descapotable del Lamborghini Aventador LP700-4, el flamante superdeportivo de Sant’Agata.

El Lamborghini Aventador LP700-4 Roadster renuncia a su techo para apostar por una ligera y socorrida capota desmontable de fibra de carbono que podemos alojar en el maletero frontal. Apenas pesa 6 kilogramos y su desmontado es en apariencia sencillo. Se trata de una solución de tipo targa, similar aunque muy mejorada respecto a la de su predecesor el Lamborghini Murciélago Roadster. También es recurso similar al empleado por el Bugatti Veyron 16.4 GrandSport.

Gracias a su motor V12 este Aventador es capaz de hacer el 0 a 100 km/h en 3 segundos y alcanzar los 350 km/h.

Estéticamente, además de la ausencia de techo, el Aventador Roadster goza de una nueva silueta por un diseño específico para la zaga y la cubierta del motor, pensado con fines aerodinámicos, para mejorar la refrigeración de la mecánica y también para garantizar la estanqueidad del habitáculo en marcha incluso en días de lluvia.

En el habitáculo también se las han ingeniado para decorarlo con nuevos acabados exclusivos, más frescos y apropiados para un descapotable, con tonos crema y detalles oscuros.