Maserati GranTurismo S: más espectacular que nunca