Maserati Kubang: el nuevo rumbo del tridente