McLaren P1: ¿el deportivo más apasionante de la historia?