“Alas de gaviota” de ayer y de hoy en la Mille Miglia