Burn Shot y los profesionales del transporte