Porsche Cayman GT4: el deportivo definitivo