Rolls-Royce 102EX: el Phantom se vuelve eléctrico