Saab Aero X: el deportivo que nunca fue y nunca será