Subaru Impreza Sedán Acrópolis: lo que todos estábamos esperando