Que un alerón roto no te juegue una mala pasada…