Toyota Aygo Crazy: ¿nos hemos vuelto locos?