Volkswagen Scirocco: más caro de lo que esperábamos